La importancia de los ingredientes de calidad

A menudo, en el mundo de la repostería comercial, se puede observar que por abaratar costos el productor tiende a adquirir los productos más económicos y de menor calidad. Esta práctica tiene un impacto negativo sobre el producto final, la imagen del negocio y la sostenibilidad a futuro. Además el cliente lo percibirá como una falta de profesionalismo.

Al cliente se le tiene que brindar la mejor relación precio-calidad SIEMPRE, y además se merece la máxima integridad al momento de brindarles una cotización. Por ejemplo, si un cliente pide rebaja, solo se puede ofrecer hasta un límite que cubra los costos operativos con los ingredientes con la alta calidad. Jamás es recomendable la práctica de comprar ingredientes baratos por haber dado una cotización baja, eso es imperdonable y desmerece el esfuerzo por construir una marca.

Al cliente se le tiene que brindar la mejor relación precio-calidad SIEMPRE

Es verdad que el mundo de la repostería creativa es muy competitiva, pero la credibilidad y confianza se construye de a pocos brindando al cliente más de lo que espera. Al fin y al cabo, el cliente es la razón de nuestra actividad y atenderlo como se merece es muy importante.

De los ingredientes de calidad, decir también que siempre tienen que ser de las mejores marcas del mercado, envasados con prolijidad y de preferencia con vencimiento lejano (Tortas de Laura adquiere insumos con fechas lejanas al vencimiento del mismo).

Ofrecer calidad

Siempre será mejor ofrecer un producto de calidad. Si el cliente no puede pagarlo, es mejor no ofrecerle un producto barato comprando ingredientes baratos. La calidad siempre va a costar un poquito más. Además, al ser un producto comestible no se puede jugar con la salud de las personas.

Utilizar ingredientes de calidad por supuesto que impactará enormemente en el sabor de la Torta, así como la frescura, consistencia, cuerpo y aroma. Definitivamente será mucho mejor ofrecer un producto en estas condiciones. Además el cliente terminará feliz!!! y eso no tiene precio.

Laura.

Deja un comentario